Back to Adult Spanish Conditions

Bulimia Nerviosa

¿Qué es la bulimia nerviosa?

La bulimia nerviosa, normalmente llamada bulimia, se define como episodios descontrolados de comer en exceso (atracones) seguidos normalmente de purgas (autoprovocarse el vómito), mal uso de laxantes, enemas, o medicamentos que producen un incremento en la producción de orina, ayuno o ejercicio excesivo para controlar el peso. Los atracones, en esta situación, se definen como comer cantidades mucho más grandes de alimentos de las que se consumirían normalmente en un periodo corto de tiempo (normalmente menos de dos horas). Los atracones de comida se producen al menos dos veces a la semana durante tres meses y pueden producirse incluso hasta varias veces al día.

¿Qué causa la bulimia?

No se conoce la causa de la bulimia. Entre los factores que contribuyen al desarrollo de la bulimia se incluyen los ideales culturales y las actitudes sociales con respecto al aspecto físico, la autovaloración basada en el peso y la figura corporal, y los problemas familiares. Del treinta al 50 por ciento de las personas bulímicas también cumplen los criterios de la anorexia nerviosa al inicio de su enfermedad.

¿A quiénes afecta la bulimia?

La mayoría de los bulímicos son mujeres adolescentes y procedentes de un grupo socioeconómico alto. Todos los países industriales occidentales han informado de casos de bulimia. Se calcula que entre el 1 y el 4 por ciento de las mujeres de Estados Unidos se les ha diagnosticado bulimia. Los adolescentes que desarrollan bulimia suelen provenir de familias en las que existen antecedentes de trastornos alimentarios, enfermedades físicas y otros problemas de salud mental, como trastornos del estado de ánimo o abuso de drogas. Otros problemas de salud mental, como los trastornos de ansiedad o los trastornos del estado de ánimo, se encuentran comúnmente en las personas que tienen bulimia.

Para la familia, los amigos y médicos puede ser difícil detectar la bulimia en algún conocido porque estos individuos se atracan de comida y se purgan en secreto. A menudo, son capaces de mantener un peso corporal normal o superior, pero pueden esconder su problema de los demás durante años. Muchas personas bulímicas no buscan ayuda hasta que llegan a la edad de 30 ó 50 años, cuando su comportamiento alimentario se encuentra profundamente arraigado y es más difícil de modificar.

¿Cuáles son algunas características comunes de las personas que tienen bulimia?

La mayoría de las personas que tienen trastornos alimentarios comparten ciertos rasgos de personalidad y desarrollan rituales anormales de alimentación como un medio para manejar el estrés y la ansiedad. A menudo, los rasgos de personalidad pueden incluir, entre otros, los siguientes:

  • Baja autoestima.

  • Sentimiento de desesperación.

  • Miedo a engordar.

Las personas que sufren bulimia (y el trastorno de atracones compulsivos) típicamente consumen enormes cantidades de comida de una vez, en general comida "basura", para reducir el estrés y aliviar la ansiedad.

  • Sin embargo, después de comer de forma compulsiva, se sienten culpables y deprimidas.

  • La purgación ofrece un alivio, pero es sólo temporal.

  • Los individuos que tienen bulimia normalmente son impulsivos y tienden a participar en comportamientos de alto riesgo tales como el abuso de alcohol y drogas.

¿Cuáles son los distintos tipos de bulimia?

A continuación se mencionan los dos subgrupos de conductas anoréxicas dirigidas a reducir el consumo calórico:

  • Tipo purgante  -  practica regularmente el vómito autoprovocado o el uso incorrecto de laxantes, diuréticos, enemas u otros catárticos (medicamentos que, mediante sus efectos químicos, contribuyen a vaciar el contenido intestinal).

  • Tipo no purgante  -  emplea otros comportamientos inadecuados, como el ayuno o la actividad física excesiva, en lugar de realizar prácticas purgantes, para reducir la absorción calórica de las enormes cantidades de comida.

¿Cuáles son los síntomas de la bulimia?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la bulimia. Sin embargo, cada individuo puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • El peso corporal suele ser normal o más bajo (se ve a sí mismo con sobrepeso).

  • Episodios repetidos de comer en exceso (consumo rápido de cantidades excesivas de comida en un período relativamente corto, por lo general en secreto), junto con el temor de no poder parar de comer durante los episodios de excesos.

  • Autoprovocarse el vómito (normalmente en secreto).

  • Ejercicio excesivo o ayunar.

  • Costumbres o rituales alimentarios peculiares.

  • Uso inadecuado de laxantes, diuréticos u otros catárticos.

  • Ausencia o irregularidad de la menstruación.

  • Ansiedad.

  • Sentimientos de desaliento relacionados con la insatisfacción consigo mismos y con la apariencia de su cuerpo.

  • Depresión.

  • Preocupación por los alimentos, el peso y la forma del cuerpo.

  • Cicatrices en la parte posterior de los dedos debido al proceso de autoprovocarse el vómito.

  • Tratar de lograr resultados superiores a lo esperado.

Los síntomas de la bulimia pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos. Siempre consulte a su médico para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la bulimia?

Los padres, parientes, cónyuges, maestros, entrenadores e instructores pueden ser capaces de identificar al individuo que tiene anorexia, aunque muchas personas que tienen el trastorno inicialmente mantienen su enfermedad muy privada y escondida. Una historia detallada del comportamiento del individuo de parte de la familia, los padres y maestros, observaciones clínicas del comportamiento del individuo y, algunas veces, un examen psicológico contribuyen a realizar el diagnóstico. Los familiares que observen síntomas de anorexia en un ser querido pueden ayudar buscando una evaluación y tratamiento tempranos. El tratamiento temprano puede prevenir a menudo problemas futuros.

La bulimia, y la desnutrición resultante, puede afectar de forma adversa a casi todos los sistemas de órganos del cuerpo, aumentando la importancia del diagnóstico y tratamiento tempranos. La bulimia puede ser mortal. Consulte a su médico para más información.

Tratamiento de la bulimia:

El tratamiento específico de la bulimia será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • Su edad, su estado general de salud y su historia médica.

  • Qué tan avanzados están los síntomas.

  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.

  • Sus expectativas para la trayectoria de la condición.

  • Su opinión o preferencia.

La bulimia normalmente se trata con una combinación de terapia individual, terapia familiar, modificación del comportamiento y rehabilitación nutricional. El tratamiento debe estar siempre basado en una evaluación completa del individuo y de su familia. La terapia individual normalmente incluye técnicas cognoscitivas y del comportamiento. Los medicamentos (normalmente antidepresivos o medicamentos contra la ansiedad) pueden ser útiles si la persona que tiene bulimia está también ansiosa o deprimida. La frecuencia de la aparición de complicaciones médicas durante el curso del tratamiento de rehabilitación requiere del trabajo en equipo activo del médico y un nutricionista. La familia juega un papel de apoyo vital en cualquier proceso de tratamiento.

Complicaciones médicas comúnmente asociadas con la bulimia nerviosa:

Las complicaciones médicas que pueden surgir de la bulimia pueden incluir, entre otras, las siguientes:

  • Ruptura de estómago.

  • La purgación puede ocasionar insuficiencia cardiaca debido a la pérdida de minerales vitales, como el potasio.

  • El vómito causa otros problemas menos mortales, pero serios, entre los que se incluyen:

    • El ácido del vómito desgasta la capa externa de los dientes.

    • Cicatrices en el dorso de las mano cuando los dedos se introducen en la garganta para provocar el vómito.

    • El esófago se inflama.

    • Las glándulas cercanas a las mejillas se inflaman.

  • Ciclos menstruales irregulares.

  • Disminución de la líbido.

  • Las personas pueden luchar contra las adicciones y, o las conductas compulsivas.

  • Muchas personas que tienen bulimia sufren también de depresión clínica, ansiedad, trastorno obsesivo compulsivo y otras enfermedades psiquiátricas.

  • Riesgo mayor de comportamiento suicida.

La bioquímica y los trastornos alimentarios:

Para comprender mejor los trastornos alimentarios, los investigadores han estudiado el sistema neuroendocrino, que está formado por una combinación del sistema nervioso central y los sistemas hormonales.

El sistema neuroendocrino regula las diversas funciones de la mente y del cuerpo. Se ha descubierto que muchos de los siguientes mecanismos regulatorios pueden encontrarse, en cierta medida, alterados en las personas que tienen trastornos alimentarios:

  • La función sexual.

  • El crecimiento físico y el desarrollo.

  • El apetito y la digestión.

  • El sueño.

  • La función cardiaca.

  • La función renal.

  • Las emociones.

  • El pensamiento.

  • La memoria.

Los trastornos alimentarios y la depresión:

Muchas personas que tienen trastornos alimentarios también sufren de depresión y se cree que estas dos condiciones pueden estar vinculadas. Por ejemplo:

  • En el sistema nervioso central, los mensajeros químicos conocidos como neurotransmisores controlan la producción hormonal. Se ha descubierto que los neurotransmisores serotonina y norepinefrina, que funcionan anormalmente en las personas que tienen depresión, también tienen niveles disminuidos tanto en los pacientes que sufren anorexia y bulimia agudas como en los pacientes recuperados de la anorexia a largo plazo.

  • Se ha demostrado que algunos pacientes que tienen anorexia pueden responder bien a los medicamentos antidepresivos que afectan a la función de la serotonina en el cuerpo.

  • Las personas que tienen anorexia, o ciertas formas de depresión, parecen tener niveles más altos de lo normal de cortisol, una hormona cerebral liberada como respuesta al estrés. Se ha demostrado que los niveles elevados de cortisol, tanto en las personas que tienen anorexia como en las que tienen depresión, son la causa de un problema que ocurre en o cerca del hipotálamo en el cerebro.

  • Se han descubierto similitudes bioquímicas entre las personas que tienen trastornos alimentarios y las que tienen el trastorno obsesivo compulsivo (su sigla en inglés es OCD); estos últimos presentan con frecuencia comportamientos alimentarios anormales.

  • La hormona vasopresina es otra sustancia química del cerebro que se encuentra alterada en las personas que tienen trastornos alimentarios y OCD. Los niveles de esta hormona son elevados en los pacientes que tienen OCD, anorexia y bulimia.

Factores genéticos/ambientales relacionados con los trastornos alimentarios:

Debido a que estos trastornos suelen darse en miembros de la misma familia y que con frecuencia las mujeres son las más afectadas, se cree que los factores genéticos juegan un papel fundamental en ellos.

Pero otros factores, tanto del comportamiento como ambientales, también pueden tener una influencia importante. Considere estos datos aportados por el Instituto Nacional de la Salud Mental (National Institute of Mental Health):

  • Según un estudio reciente, las madres que se preocupan demasiado por el peso corporal y atractivo físico de sus hijas pueden someterlas a un riesgo mayor de desarrollar un trastorno alimentario. Además, las niñas que tienen trastornos alimentarios suelen tener un padre y, o hermanos que critican demasiado su peso.

  • Aunque la mayoría de las víctimas de la anorexia y la bulimia son adolescentes y mujeres adultas jóvenes, estas enfermedades también pueden atacar a los hombres y a mujeres de más edad.

  • La anorexia y la bulimia afectan mayormente a personas caucásicas, pero estas enfermedades también afectan a las personas afroamericanas y de otras razas.

  • Las personas que se dedican a profesiones o actividades que ponen énfasis en la delgadez, como la profesión de modelo, el baile, la gimnasia, la lucha libre y las carreras de larga distancia, son más susceptibles de sufrir estos trastornos.

  • A diferencia de otros trastornos alimentarios, de un tercio a un cuarto de todos los pacientes que sufren el trastorno de atracones compulsivos son hombres. Los estudios preliminares señalan que la condición afecta tanto a personas afroamericanas como caucásicas.

Prevención de la bulimia:

Hasta la fecha no se conocen medidas preventivas para reducir la incidencia de la bulimia. Sin embargo, la detección e intervención tempranas pueden reducir la gravedad de los síntomas, estimular el proceso de crecimiento y desarrollo normal, y mejorar la calidad de vida de los adolescentes que tienen bulimia. Alentar los hábitos alimenticios sanos y las actitudes razonables en cuanto al peso y la dieta puede también ser de gran ayuda.

Related Information

Diseases and Conditions

Artritis Reumatoide
View All ( 40 )

Pediatric Diseases and Conditions

Adolescente (de 13 a 18 Años)
View All ( 13 )