Back to Pediatric Spanish Conditions

Espondilitis anquilosante juvenil

¿Qué es la espondilitis anquilosante juvenil?

La espondilitis anquilosante juvenil ("JAS", por sus siglas en inglés) es un tipo de artritis que afecta a la columna y a los lugares en donde los músculos, los tendones y los ligamentos se adhieren al hueso. Anquilosante significa rígido, espondil significa columna, e -itis se refiere a la inflamación. La enfermedad causa la inflamación de la columna y de las articulaciones grandes, lo que produce rigidez y dolor. La enfermedad puede producir que se erosionen las articulaciones entre la columna y el hueso de la cadera (la articulación sacroilíaca) y que se formen sindesmofitos entre las vértebras de la columna, lo cual fusiona esos huesos. Además, pueden fusionarse los huesos del pecho.

Se considera que la JAS es un trastorno multifactorial. Herencia multifactorial significa que son muchos los factores involucrados en la causa de una enfermedad. Por lo general, los factores son tanto genéticos como ambientales, donde una combinación de genes de ambos padres, además de factores ambientales desconocidos, producen el rasgo o la enfermedad. Generalmenre, un solo género, hombres o mujeres, es afectado con más frecuencia que el otro en los rasgos multifactoriales. Los rasgos multifactoriales son recurrentes en las familias porque son producidos, en parte, por genes.

Un grupo de genes en el cromosoma 6 codifica para los antígenos HLA que tiene un papel muy importante en la suceptibilidad y la resistencia a la enfermedad. Los antígenos HLA tienen una influencia específica en el desarrollo de muchas afecciones comunes. Algunas de ellas, como la JAS, son autoinmunes relacionadas y heredadas de forma multifactorial. Cuando un niño tiene un tipo específico de antígeno HLA asociado con la enfermedad, se considera que tiene más probabilidades de desarrollar la afección. El antígeno HLA asociado con la JAS se llama B27. Se considera que los niños que tengan el antígeno HLA B27 tienen más probabilidades (o susceptibilidad genética) de desarrollar la JAS; sin embargo, es importante que comprenda que un niño sin este antígeno también puede desarrollar la JAS. Esto significa que el antígeno HLA no es diagnóstico o adecuado para predecir la presencia de la enfermedad. La JAS afecta a los hombres tres veces más que a las mujeres.

La JAS es una de cuatro afecciones que se clasifican como espondiloartritis. Las otras afecciones son la artritis psoriásica, la enfermedad inflamatoria intestinal y el síndrome de Reiter. Estas enfermedades tienen características similares, como por ejemplo:

  • La inflamación de la columna y de las articulaciones sacroilíacas.

  • Antecedentes familiares de la enfermedad.

  • Síntomas no artríticos similares.

  • Ausencia de un factor reumatoide (FR) en la sangre (un anticuerpo que se encuentra en la sangre de la mayoría de, aunque no en todas, las personas que padecen artritis reumatoide, además de otras enfermedades reumáticas).

¿A quién afecta la espondilitis anquilosante juvenil?

La JAS afecta a los jovenes, generalmente entre los 17 y los 35 años, pero también puede afectar a adolescentes. Se considera que la JAS afecta a los hombres dos o tres veces más que a las mujeres.

¿Cuáles son los síntomas de la espondilitis anquilosante juvenil?

Los síntomas de la JAS tienden a aparecer y a desaparecer durante un período de tiempo. Los siguientes son los síntomas más comunes de la JAS. Sin embargo, cada niño puede experimentar los síntomas de manera diferente. Algunos de los síntomas son:

  • Dolor en la espalda, por lo general más intenso a la noche cuando se descansa.

  • Rigidez por la mañana temprano.

  • Postura encorvada como respuesta al dolor de espalda (inclinarse hacia adelante tiende a aliviar el dolor).

  • Incapacidad de respirar hondo, si las articulaciones entre las costillas y la columna están afectadas.

  • Pérdida de apetito.

  • Pérdida de peso.

  • Fatiga.

  • Fiebre.

  • Anemia.

  • Dolor en la zona en que los músculos, los ligamentos o los tendones se unen al hueso (entesitis).

  • Dolor en las articulaciones, en especial en las piernas.

  • Dolor vago, por lo general en los glúteos, los múslos, los talones o cerca de los hombros.

  • Inflamación dolorosa del ojo que produce enrojecimiento y sensitividad a la luz. Puede experimentar inflamaciones oculares recurrentes.

  • Daño a los órganos, como por ejemplo al corazón, a los pulmones y a los ojos.

Los síntomas de la espondilitis anquilosante juvenil pueden ser similares a los de otras enfermedades o problemas médicos. Siempre debe consultar a su médico para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la espondilitis anquilosante juvenil?

Además de un examen físico y de la historia clínica completa, los procedimientos para el diagnóstico de la espondilitis anquilosante juvenil pueden incluir:

  • Radiografía. Es una prueba de diagnóstico que utiliza rayos de energía electromagnética invisibles para generar imágenes de tejidos internos, huesos y órganos en una placa radiográfica.

  • Tasa de sedimentación de eritrocitos ("ESR", por sus siglas en inglés). Medición de la rapidez con la que los glóbulos rojos caen hacia el fondo de un tubo de ensayo. Cuando se produce hinchazón o inflamación, las proteínas de la sangre se acumulan unas sobre otras y se vuelven más pesadas de lo normal. Por lo tanto, al medirlas, caen y sedimentan más rápido en el fondo del tubo de ensayo. Generalmente, mientras más rápido caigan las células sanguíneas, más grave es la inflamación. (Las personas con JAS suelen tener una ESR elevada).

  • Detección del antígeno (HLA B27). El HLA B27 es un antígeno (una sustancia que hace que el cuerpo produzca anticuerpos para combatir bacterias, virus y otras partículas "extrañas" para prevenir una infección) cuya presencia indica la presencia de algún tipo de enfermedad autoinmune (una afección en la cual las propias defensas del cuerpo comienzan a atacar a sus células).

Tratamiento para la espondilitis anquilosante juvenil

El objetivo del tratamiento para la JAS es reducir el dolor y la rigidez, prevenir las deformidades y ayudar a que su hijo mantenga, en la medida de lo posible, un estilo de vida normal y activo.

El médico determina el tratamiento específico para la espondilitis anquilosante juvenil según:

  • La salud general y la historia clínica de su hijo.

  • Alcance de la afección.

  • La tolerancia de su hijo a medicamentos específicos, procedimientos o terapias.

  • Expectativas para el curso de la enfermedad.

  • Su opinión o preferencia.

El tratamiento puede incluir:

  • Medicación antiinflamatoria no esteróidea (AINE) para reducir el dolor y la inflamación.

  • Utilización, durante plazos cortos, de corticoesteroides para reducir la inflamación.

  • Fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (FARME), como el metotrexato, o fármacos biológicos, como el infliximab o el etanercept, que están diseñados para interferir en la respuesta inflamatoria de su cuerpo.

  • Conservación de una postura adecuada.

  • Ejercitar regularmente, incluyendo ejercicios que fortalezcan los músculos de la espalda.

  • Fisioterapia.

Related Information

Diseases and Conditions

Espondilitis Anquilosante
View All ( 1 )