Back to Pediatric Spanish Conditions

Insuficiencia cardíaca en niños

¿Qué es la insuficiencia cardíaca?

La insuficiencia cardíaca, también llamada insuficiencia cardíaca congestiva, es una patología en la que el corazón no puede bombear suficiente sangre como para satisfacer las necesidades de los órganos del cuerpo. El corazón sigue bombeando, pero no de forma tan eficaz como un corazón sano. Por lo general, la insuficiencia cardíaca refleja una afección cardíaca subyacente y progresiva.

¿Cuáles son las causas de la insuficiencia cardíaca?

La insuficiencia cardíaca ocurre a menudo en niños con defectos congénitos del corazón. Otros problemas médicos que pueden causar insuficiencia cardíaca incluyen, entre otras cosas, los siguientes:

  • agrandamiento del corazón.

  • enfermedades de válvulas cardíacas

  • arritmias cardíacas (latidos del corazón irregulares)

  • enfermedad pulmonar crónica

  • anemia (esto no es común en niños)

  • infecciones virales

  • presión arterial alta (hipertensión)

  • hemorragia (exceso de sangrado)

  • tiroides hiperactiva

  • complicaciones postoperatorias

  • efectos secundarios de medicamentos, en especial los de algunos medicamentos de quimioterapia

¿Cómo afecta la insuficiencia cardíaca al cuerpo?

La insuficiencia cardíaca puede afectar el lado derecho, el lado izquierdo o ambos lados del corazón.

Cuando el lado derecho del corazón comienza a funcionar con menos eficiencia, no puede bombear mucha sangre hacia los vasos sanguíneos de los pulmones. Debido a la congestión que se produce en el lado derecho del corazón, el flujo sanguíneo comienza a retroceder hacia las venas. Con el tiempo, la retención de líquido provoca hinchazón en los pies, los tobillos, la parte inferior de las piernas, los párpados y el abdomen.

Cuando el lado izquierdo del corazón deja de funcionar adecuadamente, no puede bombear sangre al cuerpo con eficacia. La sangre comienza a acumularse en los vasos sanguíneos de los pulmones, los cuales se ven afectados por el esfuerzo. La respiración se acelera y se torna más dificultosa. Además, el cuerpo no recibe sangre suficiente para satisfacer sus necesidades; esto se traduce en fatiga y crecimiento deficiente.

¿Cuáles son los síntomas de la insuficiencia cardíaca?

A continuación, se enumeran los síntomas más comunes de la insuficiencia cardíaca. Sin embargo, cada niño puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • hinchazón visible de las piernas, los tobillos, los párpados, el rostro y (a veces) el abdomen

  • respiración anormalmente rápida

  • dificultad para respirar o falta de aire

  • Fatiga (cansancio)

  • Náuseas

  • el niño se queda dormido mientras se alimenta o está demasiado cansado como para alimentarse

  • falta de apetito

  • aumento de peso en un período corto, incluso si tiene poco apetito; por lo general, debido a la retención de líquidos

  • tos y congestión en los pulmones

  • sudoración mientras come, juega o hace actividad física

  • dificultad para respirar al hacer actividades, en especial al comer, caminar o subir escaleras

  • pérdida de masa muscular

  • no logra subir de peso

  • cambio en la temperatura y el color de la piel (tendencia a que la piel se ponga fría y húmeda, o caliente, enrojecida y sudorosa)

La gravedad de la afección y de los síntomas depende del grado con que se ha visto afectada la capacidad de bombeo del corazón.

Los síntomas de la insuficiencia cardíaca pueden parecerse a los de otras afecciones o problemas médicos. Siempre consulte al proveedor de atención médica de su hijo para obtener un diagnóstico preciso.

¿Cómo se diagnostica la insuficiencia cardíaca?

El proveedor de atención médica de su hijo le hará un examen físico completo y preparará toda su historia clínica, para lo cual le hará preguntas sobre el apetito de su hijo, sus patrones respiratorios y su nivel de energía. Otros procedimientos de diagnóstico para la insuficiencia cardíaca pueden incluir los siguientes:

  • Análisis de sangre y de orina.

  • Radiografía de tórax. Un examen de diagnóstico que utiliza los mismos rayos invisibles que se usan en las radiografías para obtener imágenes de los tejidos internos, los huesos y los órganos en una placa radiográfica.

  • Electrocardiograma (ECG o EKG). Un examen que registra la actividad eléctrica del corazón, muestra los ritmos anormales (arritmias o disritmias), y puede detectar problemas del músculo cardíaco.

  • Ecocardiograma. Un examen no invasivo que emplea ondas sonoras para evaluar un estudio del movimiento de las cámaras y válvulas del corazón. Estas ondas sonoras generan una imagen en el monitor a medida que se pasa un transductor de ultrasonido por encima del corazón.

  • Cateterización cardíaca. Una prueba invasiva en la que se introduce un pequeño catéter dentro del corazón, desde la entrepierna o el brazo. Este estudio permite medir diferentes presiones dentro del corazón a fin de ayudar en el diagnóstico de la insuficiencia cardíaca. Además, pueden hacerse biopsias del tejido del corazón para determinar cuál es la causa subyacente de la insuficiencia cardíaca.

Tratamiento de la insuficiencia cardíaca

El tratamiento específico para la insuficiencia cardíaca será determinado por el proveedor de atención médica de su hijo según lo siguiente:

  • la edad de su hijo, su estado general de salud y su historia clínica

  • la gravedad de la enfermedad

  • la tolerancia de su hijo a determinados medicamentos, procedimientos o terapias específicas

  • sus expectativas respecto de la evolución de la enfermedad

  • su opinión o preferencia

Si la insuficiencia se origina a partir de un defecto cardíaco congénito (de nacimiento) o en una cardiopatía adquirida (como la enfermedad valvular reumática) es posible que sea necesaria una reparación quirúrgica. Los medicamentos o los marcapasos suelen ser beneficiosos para tratar la insuficiencia cardíaca al comienzo. Con el tiempo, pueden perder su eficacia y muchos defectos cardíacos congénitos deberán repararse quirúrgicamente. Los medicamentos también se pueden utilizar después de la cirugía para ayudar a mejorar el funcionamiento del corazón durante el período de recuperación.

A continuación, se enumeran alguno de los medicamentos y marcapasos que se recetan comúnmente para tratar la insuficiencia cardíaca en los niños:

  • Digoxina. Un medicamento que ayuda a que el corazón lata con más fuerza y con un ritmo más regular.

  • Diuréticos. Estos medicamentos ayudan a los riñones a eliminar el exceso de líquidos del cuerpo.

  • Diuréticos preservadores de potasio. Ayudan al cuerpo en la retención de potasio, un mineral y electrolito importante que a menudo se pierde al tomar diuréticos.

  • Inhibidores ECA (enzima convertidora de la angiotensina). Medicamento que ayuda a dilatar los vasos sanguíneos, para que el corazón pueda bombear la sangre en el cuerpo con más facilidad.

  • Bloqueadores beta. Disminuyen la frecuencia cardíaca y la presión arterial, con lo que permiten que el corazón bombee con mayor eficiencia.

La terapia de resincronización cardíaca, o terapia con dispositivo, es un novedoso tratamiento para la insuficiencia cardíaca. La terapia con dispositivo utiliza un tipo de marcapasos que controla simultáneamente ambos lados del corazón para coordinar las contracciones y mejorar la capacidad de bombeo.

Para obtener información más específica sobre el tratamiento de la insuficiencia cardíaca, consulte al proveedor de atención médica de su hijo.

Related Information

Diseases and Conditions

Ecocardiografía (eco)
View All ( 3 )