Back to Pediatric Spanish Conditions

Lesiones de la Cabeza en Niños

¿Qué es una lesión de la cabeza?

Las lesiones de la cabeza son una de las causas más frecuentes de discapacidad y muerte en los niños. La lesión puede ser tan simple como un golpe, un moretón (contusión) o un corte en la cabeza, o puede ser de tipo moderado o grave debido a una conmoción, un corte profundo o una herida abierta, una fractura del hueso o huesos del cráneo o una hemorragia interna y daños en el cerebro. Según estimaciones de los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) las lesiones cerebrales traumáticas son la causa de casi medio millón (473.947) de visitas a salas de emergencias de niños de hasta 14 años de edad.

Una lesión de la cabeza es un término general que describe una amplia gama de lesiones que se producen en el cuero cabelludo, en el cráneo, en el cerebro, y en el tejido subyacente y los vasos sanguíneos de la cabeza del niño. Las lesiones de la cabeza también se suelen denominar lesiones cerebrales, o lesiones cerebrales traumáticas (TBI, por su sigla en inglés), dependiendo del grado del traumatismo de la cabeza.

¿Qué es una conmoción?

Una conmoción es una lesión de la cabeza que puede causar pérdida instantánea del conocimiento o del estado de alerta durante unos cuantos minutos hasta varias horas después del evento traumático.

¿Qué es una contusión?

Una contusión es un hematoma en el cerebro. Una contusión provoca una hemorragia e inflamación dentro del cerebro alrededor de la zona donde se golpeó la cabeza.

¿Qué es una fractura de cráneo?

Una fractura de cráneo es la ruptura del hueso del cráneo. Existen cuatro tipos principales de fracturas de cráneo que son los siguientes:

  • Fracturas lineales del cráneo. En una fractura lineal el hueso está roto, pero no se mueve de su lugar. Por lo general, estos niños permanecen en el hospital bajo observación durante un breve período de tiempo y pueden reanudar sus actividades normales en pocos días. Generalmente, no es necesaria ninguna intervención.

  • Fracturas con hundimiento de cráneo. Este tipo de fractura se puede ver con o sin un corte en el cuero cabelludo. En esta fractura, parte del cráneo se hunde a causa del traumatismo. Generalmente, este tipo de fractura de cráneo requiere una intervención quirúrgica para ayudar a corregir la deformidad.

  • Fracturas de cráneo con diástasis. Son fracturas que se producen a lo largo de las líneas de sutura del cráneo. Las suturas son las áreas entre los huesos de la cabeza que se unen a medida que el niño crece. En este tipo de fractura, las líneas de sutura normales se ensanchan. Estas fracturas se ven con más frecuencia en los recién nacidos y en bebés más grandes.

  • Fracturas basilares del cráneo. Este es el tipo más grave de fractura de cráneo, ya que se produce una ruptura del hueso en la base del cráneo. Los niños que tienen este tipo de fractura suelen presentar moretones alrededor de los ojos y un moretón detrás de la oreja. También puede que les salga un líquido claro por la nariz o por las orejas, debido a un desgarro en parte de la membrana que cubre el cerebro. Estos niños requieren una vigilancia minuciosa en el hospital.

¿Cuáles son las causas de una lesión de la cabeza?

Existen muchas causas de una lesión de la cabeza en niños. Las lesiones más comunes son las caídas, los accidentes automovilísticos (cuando el niño es pasajero en el vehículo o se lo atropella como peatón) o como consecuencia de abuso infantil.

El riesgo de sufrir una lesión en la cabeza es alto en la población adolescente y es dos veces más frecuente en varones que en mujeres. Los estudios demuestran que las lesiones de la cabeza son más comunes en los meses de primavera y verano, cuando los niños suelen participar muy activamente en actividades al aire libre como montar en bicicleta, patines o monopatín. La hora más común asociada con las lesiones de la cabeza es a última hora de la tarde y hasta las primeras horas de la noche, y los fines de semana.


¿Cuáles son las causas de un hematoma y del daño interno en el cerebro?

Cuando se produce un golpe directo en la cabeza, cuando se sacude violentamente a un niño (como se ve en muchos casos de abuso infantil), o en lesiones del tipo latigazo cervical (como se ve en los accidentes automovilísticos), los hematomas del cerebro y el daño de los tejidos internos y de los vasos sanguíneos se debe a lo que se llama un mecanismo de golpe y contragolpe. Un hematoma relacionado de forma directa con el traumatismo, en el lugar del impacto, recibe el nombre de lesión por golpe (se pronuncia COO). Cuando el cerebro se sacude hacia atrás, puede golpearse contra el cráneo en el lado contrario y causar un hematoma llamado lesión de contragolpe. La sacudida del cerebro contra los lados del cráneo puede causar una ruptura (desgarro) del revestimiento interno, de los tejidos y de los vasos sanguíneos, y esto puede provocar una hemorragia interna, hematomas o inflamación del cerebro.

¿Cuáles son los síntomas de una lesión de la cabeza?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes de una lesión de la cabeza. Sin embargo, cada niño puede experimentar los síntomas de manera diferente. El niño puede tener grados variables de síntomas asociados con la gravedad de la lesión de la cabeza. Los síntomas de una lesión leve de la cabeza pueden incluir:

  • Lesión leve de la cabeza:

    • Hinchazón o chichón en la zona producido por un golpe.

    • Corte pequeño y superficial (poco profundo) en el cuero cabelludo

    • Dolor de cabeza

    • Sensibilidad al ruido y a la luz

    • Irritabilidad

    • Confusión

    • Aturdimiento y/o mareo

    • Problemas en el equilibrio

    • Náuseas

    • Problemas de memoria y/o concentración

    • Cambio en los patrones del sueño

    • Visión borrosa

    • Ojos "cansados"

    • Sonido en los oídos (zumbido)

    • Alteración del gusto

    • Fatiga o letargo

  • Los síntomas de una lesión de la cabeza moderada o grave (que requiere atención médica inmediata) - pueden incluir cualquiera de los anteriores, más: 

    • Pérdida del conocimiento

    • Dolor de cabeza intenso que no se va

    • Náuseas y vómitos repetidos

    • Pérdida de la memoria a corto plazo, como por ejemplo la dificultad para recordar lo que ocurrió justo antes y durante el traumatismo

    • Lenguaje mal articulado

    • Dificultad para caminar

    • Debilidad en un lado o una zona del cuerpo

    • Sudoración

    • Palidez

    • Ataques graves o convulsiones

    • Cambios en la conducta incluyendo irritabilidad

    • Sangre o líquido claro que sale de las orejas o la nariz

    • Una pupila (zona oscura en el centro del ojo) parece más grande que la del otro ojo

    • Corte profundo o laceración en el cuero cabelludo

    • Herida abierta en la cabeza

    • Objeto extraño que penetra la cabeza

    • Coma (estado de inconsciencia del cual una persona no puede despertar; reacciona a los estímulos sólo mínimamente, si lo hace, y manifiesta actividades involuntarias)

    • Estado vegetativo (condición de daño cerebral en el cual una persona ha perdido su capacidad de pensar y la conciencia de su entorno, pero conserva algunas funciones básicas, como la respiración y la circulación sanguínea)

    • Síndrome de enclaustramiento (un trastorno neurológico en el cual la persona está conciente, puede pensar y razonar, pero no puede hablar o moverse)

¿Cómo se diagnostican las lesiones de la cabeza?

Puede que no se comprenda en su totalidad la magnitud del problema de inmediato después de la lesión, pero puede manifestarse al realizar una evaluación médica completa y pruebas de diagnóstico. Una lesión de la cabeza se diagnostica mediante exámenes físicos y pruebas de diagnóstico. Durante los exámenes, el médico obtiene una historia clínica completa del niño y de su familia y pregunta cómo se produjo la lesión. El traumatismo en la cabeza puede causar problemas neurológicos y requerir un seguimiento médico adicional.

Las pruebas de diagnóstico pueden incluir:

  • Análisis de sangre

  • Radiografía. Examen de diagnóstico que utiliza rayos de energía electromagnética invisible para obtener imágenes de los tejidos internos, los huesos y los órganos en una placa radiográfica.

  • Resonancia magnética (MRI, por su sigla en inglés). Procedimiento de diagnóstico que utiliza una combinación de imanes grandes, radiofrecuencias y una computadora para producir imágenes detalladas de los órganos y las estructuras internas del cuerpo.

  • Tomografía computarizada (también llamada escáner CT o CAT, por su sigla en inglés). Procedimiento de diagnóstico por imágenes que utiliza una combinación de radiografías y tecnología informática para obtener imágenes horizontales o axiales (a menudo llamadas "cortes") del cuerpo. Una tomografía computarizada muestra imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo, incluyendo los huesos, los músculos, la grasa y los órganos. Las tomografías computarizadas muestran más detalles que las radiografías.

  • Electroencefalograma (EEG). Procedimiento que registra la actividad eléctrica continua del cerebro mediante electrodos conectados al cuero cabelludo.

Tratamiento de una lesión de la cabeza

El médico de su hijo determinará el tratamiento específico para una lesión de la cabeza, basándose en lo siguiente:

  • La edad de su hijo, su estado general de salud, y su historia clínica

  • Gravedad de la lesión de la cabeza

  • Tipo de lesión de la cabeza

  • La tolerancia de su hijo a determinados medicamentos, procedimientos o terapias específicas

  • Las expectativas respecto de la evolución de la lesión de la cabeza

  • Su opinión o preferencia

Dependiendo de la gravedad de la lesión, el tratamiento puede incluir:

  • Hielo

  • Descanso

  • Pomada con antibiótico tópico y vendaje adhesivo

  • Observación

  • Atención médica inmediata

  • Puntos de sutura

  • Hospitalización para observación

  • Sedación moderada o asistencia para respirar que requeriría estar conectado a un respirador artificial, también llamado ventilador mecánico o respirador mecánico.

  • Exámenes de diagnóstico

  • Cirugía

El tratamiento es individualizado y depende de la gravedad del trastorno y de la presencia de otras lesiones. Si su hijo tiene una lesión de la cabeza, puede necesitar control del aumento de la presión intracraneal (la presión en el interior del cráneo). Las lesiones de la cabeza pueden hacer que el cerebro se hinche. Como el cerebro está cubierto por el cráneo, tiene un espacio muy pequeño para hincharse. Esto causa un aumento de la presión en el interior del cráneo, que puede producir daño cerebral.

¿Cómo se controla la presión intracraneal (ICP, por su sigla en inglés)?

La presión intracraneal se mide de dos maneras. Una manera consiste en introducir un pequeño tubo hueco (catéter) en el espacio lleno de líquido que se encuentra en el cerebro (ventrículo). Otras veces, se coloca un pequeño aparato hueco (válvula) a través del cráneo en el espacio que se encuentra justo entre el cráneo y el cerebro. A los dos aparatos los coloca un médico, ya sea en la unidad de cuidados intensivos o en el quirófano. El aparato de presión intracraneal (ICP, por su sigla en inglés) se conecta a un monitor que proporciona una lectura constante de la presión en el interior del cráneo. Si la presión aumenta, se puede tratar inmediatamente. Mientras el aparato de presión intracraneal está conectado, se le pueden administrar medicamentos a su hijo para que esté tranquilo. Una vez que haya disminuido la inflamación y existan pocas posibilidades de que se inflame más, se retira el aparato.

Consideraciones de por vida para un niño que tiene una lesión de la cabeza

La clave está en fomentar un ambiente de juegos que sea seguro para el niño y evitar que se produzcan lesiones en la cabeza. El uso de cinturones de seguridad cuando viajan en automóvil y cascos (colocados correctamente) para actividades como montar en bicicleta, patines y monopatines pueden proteger la cabeza de lesiones graves.

Los niños que sufren una lesión cerebral grave pueden perder parte de las funciones musculares, del habla, de la visión, audición o del gusto, dependiendo de la zona del cerebro dañada. También se pueden producir cambios a corto o largo plazo en la personalidad o en la conducta. Estos niños requieren un tratamiento médico y de rehabilitación (fisioterapia, terapia ocupacional o del habla).

El grado de recuperación de cada niño depende del tipo de lesión de la cabeza y de otros problemas médicos que pudieran existir. Es importante centrarse en maximizar las capacidades del niño en el hogar y en la comunidad. El refuerzo positivo lo animará a fortalecer su autoestima y fomentará su independencia.

Related Information

Diseases and Conditions

Lesiones de la Cabeza
View All ( 2 )

Pediatric Diseases and Conditions

Lesiones Superficiales de la Cara y la Cabeza
View All ( 1 )